Querétaro

Presas se encuentran en situación crítica, 10 están vacías

La falta de agua en las presas está siendo solventada con el agua de pozos, lo que a su vez representa una extracción constante de aguas subterráneas. 

 

De las 26 presas del estado, cerca de 10 (48.5%) están prácticamente vacías, a causa del impacto que la sequía, refirió el secretario de Desarrollo Agropecuario (Sedea) de Querétaro, Rosendo Anaya Aguilar.

 

Previo al inicio de la temporada de lluvias, los embalses del estado están en una situación crítica, que se agravó ante la escasa precipitación pluvial que se presentó desde 2022

 

“La realidad es que las presas están en una situación crítica ya en este momento. (…) Nosotros identificamos por lo menos unas 10 presas ya (secas), de 26 que son las que están monitoreadas”, declaró.

 

El distrito de riego número 23 es uno de los más afectados, al ser de los más productivos de Querétaro y donde -explicó- se localizan las presas San Ildefonso y Constitución de 1917, ambas captan con casi 40% de toda el agua que se acumula en los embalses que son monitoreados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

 

Incluso en algunas regiones del estado, agregó, pobladores señalan que no tenían referencias próximas de un nivel de agua tan bajo como el que padecen actualmente los cuerpos de agua.

 

“Esas (dos) presas están totalmente secas, nos vamos a la presa de La Llave que está totalmente seca y podemos identificar más presas que están en situaciones que no se habían visto a través de los últimos años, en algunas incluso refieren que esta generación no las han visto vacías”, explicó.

 

En general, las 26 presas del estado están en promedio por debajo de 10% de su capacidad de almacenamiento; el secretario estatal agregó que la única que logró llenarse en este ciclo productivo fue la presa de Jalpan, localizada en el municipio serrano de Jalpan de Serra.

 

No obstante, el nivel promedio al que se encuentran las presas va en descenso, debido a que se sigue extrayendo el líquido, además de pasar por procesos de filtración y evaporación que merman el agua acumulada.

 

Rosendo Anaya confió en que una vez que inicie la temporada de lluvias se recarguen los embalses del estado, de lo contrario podría presentarse una problemática mayor.

 

De momento, la falta de agua en las presas está siendo solventada con el agua de pozos, lo que a su vez representa una extracción constante de aguas subterráneas.

 

“Entonces esperaría que empiece a llover para que se recarguen, porque si no obviamente va a ser un problema medio fuerte. (…) La ausencia (de agua) de las presas, principalmente la de Tepozán o San Ildefonso y la de Constitución, lo que está ocasionando es que se estén explotando con mayor frecuencia todos los pozos, los pozos del distrito de riego se van a estar explotando permanentemente”, expuso.

 

De acuerdo con el titular de Sedea, hasta ahora la dependencia no tiene identificada la muerte de ganado a causa de la sequía o de la falta de forraje.

 

Entre las estrategias para atenuar estas condiciones climáticas, refirió, se les han brindado a productores pipas en comodato para abastecer zonas como la Sierra Gorda del estado, además de ayudarlos con gastos para la adquisición de agua.

 

También se prevé que en la segunda quincena de mayo inicie un programa para dotar de forraje a productores locales.

 

En tanto, el pronóstico es que la temporada de lluvia comience a partir de la segunda mitad de mayo, con la expectativa de que este año la precipitación pluvial sea mayor que el año pasado.

Artículos relacionados

Back to top button